Unimetro
Unimetro
Artículo
Artículo
Artículo
Imágenes de la agonía de Javier Ordóñez.
6:51 am. Martes 22 de Septiembre de 2020
Aterrador: los últimos minutos de vida de Javier en el CAI tras brutal golpiza
6:51 am. Martes 22 de Septiembre de 2020
https://www.youtube.com/embed/vCqU1_JOLL0
Torturado por los policías, que lo dejaron sufrir en su agonía.

Aterrador. Así se puede definir el video de los últimos minutos de vida del abogado Javier Ordóñez, en el CAI del barrio Villa Luz, en Bogotá.

Agonizando en el suelo de una manera escalofriante. Estaba esposado y producto de la brutal y demencial golpiza que sufrió por parte de los policías, no podía ni levantar medio cuerpo.

Este video comprueba la tortura a la que fue sometido. Incluso, un Policía se le acerca y lo mira sin contemplación y sin la intención de ayudarlo a levantar para llevarlo a una clínica. El uniformado actúa como si la vida de este hombre no valiera un peso. Y él que lo graba disfrutando del momento.

Lo peor del asunto es que los policías capturados, Juan Camilo Lloreda y Harby Rodríguez, usaron este video en su defensa, diciendo que Javier "se intentó soltar y se golpeó solo la cabeza contra varias partes del CAI".

Sí. Javier se golpea la cabeza contra la pared que tiene detrás porque está agonizando tras la brutal golpiza que le propinaron.

Además, el argumento con el video de los policías, es desechado con la necropsia al cuerpo del abogado. Esta reveló que Javier sufrió un estallido en su riñón derecho, una hemorragia interna severa en su cavidad abdominal, situación que aceleró su muerte, múltiples hematomas -en el video se ve su cara sangrando-, una herida con arma de fuego en su pierna derecha y decenas de traumas en otras partes de su cuerpo.

En ese sentido, el video de Javier agonizando, se da después de sufrir todo lo anterior. Ya le había estallado el riñón y tenía una hemorragia interna severa.

Una juez de Bogotá envío a la cárcel a los policías Juan Camilo Lloreda y Harby Rodríguez. Del primero, hay que recordar que fue quien le propinó varias descargas eléctricas en la cabeza al abogado.

Los patrulleros no aceptaron los cargos que les imputó la Fiscalía por los delitos de tortura y homicidio agravado.

Sin embargo, la juez decidió imponerles medida de aseguramiento y les aseveró el siguiente mensaje: “Decepcionaron a la ciudadanía, a su institución e incendiaron Bogotá”.

“Actuaron sin el menor respeto de la dignidad humana”, finalizó.

Te puede interesar

Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/GpjmKS3eIqA
Universidad Simón Bolivar
Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/CzVWf7M_rlM?rel=0
Triple A
Air-e