Universidad Metropolitana

Galerías

Autoridades realizaron tamizajes a venezolanos que esperan en Bogotá el regreso a su país

La Cruz Roja Colombiana y la Secretaría de Salud de Bogotá realizaron e tamizajes para detectar casos de Covid-19 y una jornada de vacunación con al menos 400 venezolanos que esperan regresar a su país debido a la pandemia del coronavirus.

El grupo de venezolanos ocupaba un campamento levantado con palos y plásticos al lado de una importante vía del norte de la capital colombiana y el jueves fue trasladado a la terminal de transporte del norte de la ciudad, desde donde se preparan para viajar a Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela.

"Esperamos volver a Venezuela", dijo a Efe Bladimir Zambrano, quien explicó que estuvo 15 días en el campamento, donde sufrió los rigores del clima, pero que con el cambio de lugar ahora disponen de baños, agua potable y un techo para guarecerse de la lluvia que estos días cae en Bogotá.

Mientras funcionarios de la Cruz Roja hacían los tamizajes, otro grupo de trabajo de la Secretaría de Salud de Bogotá vacunaba a los adultos contra la gripe y a los niños contra el sarampión y otras enfermedades.

Las personas vacunadas y a las que se les hizo el tamizaje recibieron certificados de esos procedimientos en los que se da cuenta de su estado de salud.

"Por el virus se complicó todo, el trabajo, el pago de los alquileres de la vivienda, entonces prefiero devolverme antes que quedarme por ahí en la calle", explicó Zambrano.

Todo listo para el regreso

Los migrantes, que ocupan unos garajes de la terminal, saldrán entre el domingo y el jueves de la próxima semana, en autobuses contratados por la Alcaldía, anunció el director de derechos humanos de la Secretaría de Gobierno de Bogotá, Andrés Idárraga.

En el campamento hubo hasta 700 venezolanos que inicialmente rechazaron las jornadas de salud y reclamaban la presencia de un organismo internacional ante el temor de que las vacunas pudieran hacerle daño a su salud y, que incluso, podrían inyectarles el coronavirus.

Tras un proceso de concertación con la Alcaldía de Bogotá los venezolanos levantaron el improvisado campamento, que duró instalado 35 días, y 200 de ellos viajaron ayer por tierra a Cúcuta.

La salida de los venezolanos se hace de forma escalonada porque se debe tener en cuenta la capacidad que tienen los organismos del Gobierno para atender a la población migrante en Cúcuta y en Arauca.

Según Migración Colombia, el Gobierno de Nicolás Maduro solo autoriza el paso de 300 retornados diariamente, de los cuales 200 lo hacen por el Puente Internacional Simón Bolívar, que conecta a Cúcuta con la ciudad venezolana de San Antonio del Táchira, y otros 100 por el José Antonio Páez, en Arauca.

EFE

Comentarios